[Por el mundo] Viaje por Sudamérica 3 – Santiago de Chile (Parte I)

Nuestra Noelita viajó por algunos países de América del Sur durante enero y febrero. Estuvo en Argentina, Chile, Perú y Bolivia y de paso juntó info y experiencia para compartir con nosotros. Sobre cómo viajar por el continente y ser feliz comiendo vegano.
Pueden ver la primera entrega sobre Mendoza y la segunda sobre San Juan u otros posts anteriores de la sección Por el mundo.
———————————————————————————————————————————-
No fui a Chile con las mejores expectativas; me guié por los comentarios de algunos conocidos que habían ido y no habían vuelto con buenas opiniones. Por suerte, mi experiencia fue fantástica. Me crucé con gente súper hermosa, vi lugares que me dejaron con la boca abierta y encontré una abundancia de opciones veganas que rara vez se encuentra en Sudamérica.

Comida callejera
Una de las cosas que más me divierte buscar es comida callejera vegana. Generalmente, es comida simple pero rica y bastante barata; ideal para quien anda de viaje con un presupuesto un poco acotado. En Chile hay cosas que se encuentran por todos lados y que por definición son veganas. Mis tres favoritas: sopaipillas, mote con huesillo y humitas.DSC_1344Fue ridículo lo que me costó aprender a decir “sopaipillas”, tarea extra difícil para los rioplatenses que pronunciamos toda “ll” como “sh” (practiquemos juntos: “Deme cinco sopaipi-ias, por favor”). Se encuentran en puestos callejeros y es la comida más barata que se puede comprar por ahí. Cada una cuesta entre 100 y 150 pesos chilenos (seis pesos y 20 centavos de dólar aproximadamente).

Es básicamente una torta frita, pero en vez de estar frita en grasa vacuna, como en Uruguay y Argentina, se fríe en aceite, y la masa es una mezcla de harina con puré de zapallo. Por arriba se le pueden agregar salsas. Recomiendo el pebre, una especie de salsa criolla, pero con cilantro en lugar de perejil, tomate, cebolla, morrón y un condimento hecho de pimientos ahumados llamado mérken.
DSC_1540Las humitas son un poco más conocidas por Uruguay, aunque igual no son muy comunes. En Chile se encuentran en todos lados. Para quien no conoce, se hacen con choclo rallado y cebolla, que se cocina en las propias hojas que envuelven el choclo (chalas) en una especie de paquetito.
NOTA: nos comentaron que a veces tanto las humitas como las sopaipillas las pueden hacer con manteca, por las dudas siempre es bueno preguntar que ingredientes tiene.
DSC_1541El mote con huesillo es súper popular. Al principio pensé que era una especie de sopa con carne (supongo que fue por lo de huesillo), pero nada que ver. Es una bebida hecha con duraznos secos (“huesillos”) y con trigo cocido (“mote”). Se toma fría y es muy refrescante en verano.

Dicen por ahí que el mejor mote con huesillo es el que se toma en la cima del cerro San Cristobal. Cuesta entre 500 y 800 pesos chilenos (entre 90 centavos de dólar y 1,4 o entre 20 y 34 pesos uruguayos).

También están las hamburguesas se soja o de “soya”, como le dicen en Chile, que están por todos lados. Hay chicos que las venden en las ferias, a la salida del subte, en festivales o básicamente en cualquier lugar donde haya gente. Son una comida salvadora para quienes están corriendo por ahí. Siempre son veganas, salvo por algunas salsas, que se ponen aparte (sobre si la soja es o no transgénica: no he podido averiguar si en Chile se consigue soja orgánica, así que no sabría decir).DSC_1805Ferias
Otra cosa interesante, por lo menos para la gente que le gusta cocinar y se cuelga descubriendo sabores nuevos, son las ferias. Hay que averiguar con alguna persona local los días, horarios y lugares.

En las ferias se encuentran muchos productos que en Uruguay no hay o algunos que son difíciles de conseguir o muy caros. Por ejemplo, en Chile se producen frutos del bosque como frambuesas y moras, así que son muchísimo más baratas que en Uruguay. Lo mismo con los hongos; es fácil encontrar champiñones frescos a una fracción de lo que cuestan en nuestro país.DSC_1623También hay variedad de algas, como las de la foto, que se llaman “cochayuyos” (tienen un sabor marino suave y una textura bastante firme).

Chile tambien es famoso por su producción de paltas. A nosotros nos llegan la variedad de tipo Hass, pero hay muchas otras. Se encuentran en todos lados y se la ponen a todo. Por suerte, porque son riquísimas. Además cuestan una cuarta parte de lo que cuestan en Uruguay. ¡Gracias Chile por las paltas!DSC_1304Y para terminar esta primera parte, los dejamos con un práctico diccionario chileno-español ;)
Cachai = Entender.
Chaleca = Buzo.
Fome = Aburrido.
Cueca = Baile típico chileno.
La once = Los chilenos no cenan, toman una comida tipo merienda, pero a la hora de la cena (tempranera).
Bacán = Buena onda.
Pololo/a = Novio/a.
Po = Algo así como el “che” nuestro.

7 caramelitos para “[Por el mundo] Viaje por Sudamérica 3 – Santiago de Chile (Parte I)

  1. Pingback: [Por el mundo] Viaje por Sudamérica 5 – Lima, Perú | Caramelos de lima

  2. NaldyxpunK

    no crean todo lo que comen chicas atentxs las sopaipas o sopaipillas llevan manteca (grasa animal que para mí es algo muy asqueroso) al igual que las humitas. Igual pueden hacerse sin manteca y quedan más ricas y “saludables”

    Responder
    1. Noel Autor

      Hasta donde sabía se hacen con margarina vegetal (que es mucho más económica que la manteca), como todo, será cuestión de preguntar. Igual vale la aclaración, muchas gracias! :)

      Responder
  3. unamangosta

    Primero que nada quiero decirte que es muy lindo lo que escribiste. Vivo en chile y concuerdo en que es muy genial poder encontrar comida en la calle, sobre todo las hamburguesas de soya y el mote con huesillo. Solamente quería comentarte que con lo de las sopaipillas hay veces que es mejor preguntar, no en el caso de las de la calle, que son veganas, pero sí si las comen en locales o si son caseras porque hay veces que les ponen un poquito de leche. Muchos saludos.

    Responder

Contanos tu experiencia, preguntanos, comentanos lo que quieras :)