Archivo de la categoría: orgánico

[Pique] Delicia Natural

Delicia Natural es envío de orgánicos a domicilio. Hay lista de productos y podés pedir lo que quieras. Las frutas y verduras crecen en la zona, porque priorizan la producción local (a excepción de las bananas que las traen de Ecuador). Ofrecen también otras cosas, siempre orgánicas: harina, yerba, aceite de coco, entre otros.s_0290 copia
Noe conoció a Eliza, de origen brasileño, que creó este emprendimiento. Empezó con esto sin saber mucho en qué se estaba metiendo hasta que se sumergió de lleno y lo lleva adelante con mucho entusiasmo y alegría.s_0291Eliza nos trajo un cajón llenito de vegetales orgánicos, de colores vivos, y súper sabrosos. Noe disfrutó más que nunca sacar las fotos que acompañan este texto. La estrella fue un tomate gigante de invernáculo.

El mínimo para pedir es 400 pesos y el envío es gratis. Pueden comunicarse por Facebook o al 098 291 392. También tienen un blog, con recetas, info de productos, etc.

La Fonda: espontáneo y creativo

Hace unos días pedimos sugerencias en Facebook y Cristian Serrón (¡gracias!) nos comentó de La Fonda, un lugar al que un amigo había ido pero que todavía no conocía. Entramos a su página y vimos que siempre en la pizarra dice “menú vegano”, así que decidimos mandarnos para allá en un día soleado casi primaveral.
s_6045Primero entramos y cuando le dijimos a la moza que somos veganas vino el chef a charlar con nosotras. Nos comentó que siempre arman un plato vegano de acuerdo a lo que tienen en el momento en la cocina y que trabajan con verduras orgánicas de un productor amigo. A las dos nos encanta también dejarnos sorprender por la inspiración momentánea del chef, así que nos gustó la idea.s_6019Eso sí, nos fuimos a almorzar afuera porque el día no tenía desperdicio. Para picar nos trajeron pan casero con un pesto re rico. Y el plato principal era un despliegue de comida abundante y variado. Remolachas y calabazas asadas, guacamole con mucho cilantro, trigo burgol especiado con semillas, bróccoli, salteado de acelgas y otro con hojas de remolacha. Todo el conjunto cocido y condimentado de diferentes maneras, lo que hacía que cada bocado fuera una experiencia de sabor y textura completamente nueva. Nos encantó.s la fonda_6030De postre nos cocinó unas peras al vino con salsa de frutos rojos y avellanas. Hemos probado propuestas del estilo en otros lugares pero la verdad es que esta las superó ampliamente. Al estar cocidas en el momento las peras mantenían su sabor fresco y ligeramente ácido y la salsa bien dulce las complementaba muy bien.s_6037Quedamos copadas con la experiencia en La Fonda y recomendamos darse una vuelta, sobre todo en un día soleado, para disfrutar de la peatonal Pérez Castellano, que está muy linda. También pueden visitarlos el miércoles 30 de julio, que hacen un taller vegetariano y vegano. Enseñan algunos platos y luego hay una cena todos juntos. Se pueden anotar llamando a los teléfonos y mail que están al final de la entrada.

Nos olvidamos por completo de cuánto nos salió (porque fueron dos platos, un postre y dos bebidas), pero como se ve en la foto, cada menú vegano son $ 240.

La Fonda
Peatonal Pérez Castellano 1422 – Montevideo
Reservas: 097 300 222 | 098 807 982
lafondamori@gmail.com

Martes a sábados almuerzos y cenas, domingos almuerzos

Biobar: orgánico gourmet

Nota 1: Este blog lo hacemos entre dos personas, Maggie, que se encarga de la parte escrita, y yo, Noel, que me encargo de las fotos y la parte gráfica. Hoy para variar un poco decidimos darles la vuelta a los roles, así que me tocó escribir y a Maggie le tocaron las fotos :) Yo creo que ella lo hizo bastante bien (aunque todavía le tiene un poco de miedo a la cámara).

Esta vez fuimos a un restaurante que abrió hace poquito, el dato nos lo pasaron varias personas, se trata de Biobar en Plaza Cagancha. Es parte del Hotel Balmoral, pero tiene entrada independiente.DSC_9123
La propuesta según sus propias palabras es de “platos sanos y diferentes […] elaborados con productos naturales, de granja, orgánicos, para redescubrir sabores perdidos”; agregaría también que, además de saludable, es un lugar coqueto. Suelo medir el nivel de coquetería  proporcionalmente a la cantidad de copas que tiene la mesa, y éstas tenían tres copas por persona, así que hagan la cuenta.DSC_9134Para nuestra sorpresa y alegría la mayor parte de la carta es vegetariana (¡más bien vegana!), yo diría un 70% de sus platos. Con los postres no hemos tenido tanta suerte, aunque no dudamos que en un futuro modifiquen o amplíen su carta.DSC_9142Siempre es una alegría tener tanto para elegir y además saber que todo está hecho con productos frescos y orgánicos. Antes de decidirnos nos trajeron dos croquetitas de papa y mijo que eran una delicia, bien suavecitas. Maggie eligió como entrada zucchinis y zanahorias laminadas al natural, frutas de estación, seitán y vinagreta mediterránea. Lo comimos primero por los ojos, la presentación fue impecable. El seitán es algo difícil de lograr, hay mil variables y por suerte este estaba muy bien hecho y bien condimentado. Yo tomé la sopa del día, que era de zanahorias,  a pesar de que estaba rica me pareció que estaba un poco líquida de más.DSC_9148Acompañamos la comida, como siempre, con jugos: uno de piña, apio y perejil y otro de menta, pepino y manzana. Los dos estaban ricos, pero en comparación el segundo nos gustó mucho más. Los jugos son algo a destacar, hay seis opciones bien interesantes.DSC_9141Para plato principal Maggie eligió raviolones rellenos de zanahoria, albahaca y jengibre con salsa de frutos rojos. Nos pareció muy original la propuesta y definitivamente ganan puntos por eso. La pasta estaba muy rica, pero (y largando esta opinión me siento como si estuviera jugando a ser parte del jurado de Top Cheff) no creo que la combinación de pasta y frutos rojos sea la más acertada. Ya sea porque los frutos me hacen acordar mucho a un postre o porque simplemente lo ácido de la salsa no complementaba los sabores de la pasta… de cualquier forma, repito, la pasta estaba muy rica, y siempre está bueno encontrar chefs que se animen a hacer cosas diferentes.DSC_9162Yo comí hamburguesas de lentejas con salsa de zanahoria y jengibre con arroz integral. Un plato simple pero presentado de una forma hermosa, como todos los platos que vimos.

DSC_9158De postre pedimos unos brochets de frutas con coulis frutal. De vuelta una presentación divina. Nos quedamos muy contentas al ver que también tienen desayunos, con opciones como un batido de almendras y banana y leche de almendras con coco.DSC_9171En resumen nos quedamos bastante felices y sorprendidas de encontrar una propuesta así, con tantas opciones veganas (¡la mayoría!), con una presentación de los platos tan cuidados y una mirada tan atenta a los ingredientes. A mi gusto los sabores no fueron tan buenos como la presentación, pero nos queda bastante por probar y mucho camino por recorrer.

El total por dos entradas + dos platos + dos bebidas + un postre fue de $ 1.150 (U$S 53).

Biobar / Sabor Natural
Plaza Cagancha 1126 – Montevideo
2902 2393
Lunes a domingos de 9.00 a 17.00
————————————————————————————————————————————–
Nota 2: Salió un artículo en el diario El País que habla de este restaurante como uno “ecológico”, lo cual me parece una buena excusa para tocar el tema de la relación entre ecología y la alimentación, que para mi sorpresa nunca se toca, ¡Y se debería hacer!

El impacto que tenemos en el mundo con nuestras decisiones diarias, como por ejemplo, qué comemos, es mucho más grande de lo que cree la mayoría. Para dar un ejemplo, la ganadería genera más gases invernaderos que todos los autos del mundo juntos.

Para quien quiere ahondar en el tema, existe el libro “Comerse el mundo”, que es de las pocas cosas escritas en español al respecto; en inglés hay muchísima más información, como este artículo de la Vegan Society sobre “cómo tu dieta puede cambiar el mundo”.

[Pique] La Olla de Barro: vegetariano y orgánico

UPDATE: Ofrecen viandas (ya no reciben en el local) y talleres.

Nuestra primera parada fue La Olla de Barro, un restaurante vegetariano ubicado en el primer piso de Ecotiendas (local de productos orgánicos, naturales y otros de comercio justo que merecerá espacio propio en otra ocasión). El lugar tiene unas cuatro mesas, la cocina a la vista (¡nos gusta!) y un gran ventanal por el que entra mucha luz (y calor si hay un poquito de sol).El diferencial de La Olla de Barro es que todo está elaborado con ingredientes orgánicos. Su carta es bastante clásica: tartas, empanadas, pizzetas, fainá, ensaladas, croquetas, hamburguesas de garbanzo o lentejas, y todas o casi todas las opciones son o tienen su alternativa vegana. ¡Punto para ellos! Además, ofrecen servicio de catering y varios de sus productos se venden congelados en tiendas como La Molienda, Mercado Verde, etcétera.

Con la idea de probar varios platos nos pedimos de todo un poco (la verdad es que estábamos muertas de hambre y nos comíamos todo con los ojos): empanada de seitán y cebolla, otra de repollo y zanahoria, hamburguesa de garbanzos, croqueta de arroz y dos porciones de ensalada. De tomar: licuado de frutilla y limonada.

El servicio en general fue lento, incluso la bebida, que por lo general se sirve enseguida, demoró en llegar. Estuvimos cerca de dos horas y media sin hacer sobremesa.

No sabemos cómo poner esto de una manera más delicada, pero el licuado de frutilla tenía gusto a heladera. Pensando en restrospectiva, tal vez deberíamos haber dicho algo, al menos para darles la oportunidad de corregirlo. La limonada, en cambio, estaba muy bien. Algo a destacar es que ambas bebidas vinieron sin azúcar, dando la opción de agregarle o de ponerle stevia. Para nosotras un plus.

Finalmente llegó la comida, sencillamente servida y a buena temperatura. Las ensaladas eran sencillas, pero muy ricas: rúcula bien crocante y tomate fresco. Se notaba ese sabor intenso de lo orgánico. La croqueta de arroz estaba tímidamente condimentada, pero bien cremosa, a diferencia de lo que suele suceder en muchos lugares, que cuando vas a comer perdés granos de arroz por el camino. La hamburguesa, un poco seca. Reconocemos que evitarlo en este tipo de preparaciones es bastante complicado, pero una sobrecocción no ayuda. Las empanadas no eran lo que esperábamos, pero estaban bien.En general sentimos que a la comida le faltó un poco de punch, de sabor. Todo estaba rico, los productos eran frescos y se notaba el cuidado en la elaboración. Reconocemos que este tipo de cocina está bastante extendido entre lo que es la alimentación sana y vegetariana, pero tal vez nosotras preferimos más personalidad. ¿La cuenta? $ 495 (US$ 26) por dos platos principales + dos bebidas.

La Olla de Barro
Maldonado 1390 – Montevideo
2900 6560 / 099 123 944
Lunes a viernes de 10.00 a 19.00